Desde la Musicoterapia, empleando instrumentos simples de percusión, intentamos favorecer la comunicación y la expresión, así como la canalización positiva de emociones y la facilitación motriz y cognitiva. Participar de esta actividad eminentemente expresiva ayuda al niño a comprender el mundo que lo rodea desde la comprensión de sus propias limitaciones y el descubrimiento de sus capacidades. La melodía desarrolla la capacidad de expresar emociones, conjuntamente con la voz cantada estimula la expresividad.